Ricardo Salgado*

En una sociedad como la hondureña, en la que los fenómenos políticos son vistos de forma más bien deportiva, el proyecto hegemónico de Estados Unidos para América Latina encuentra un laboratorio perfecto para afinar y mejorar las tácticas a implementar, no solo para destruir los procesos de liberación de nuestros pueblos, sino también para el posterior dominio y sojuzgamiento neocolonial que debe prevalecer por muchas décadas en nuestro continente.

El periodista iraquí, Muntazer al Zaidi, conocido por haber arrojado un zapato al expresidente de EEUU, George W. Bush, en Bagdad, dio una entrevista a Sputnik.

 

Ricardo Salgado*

Sin conocer el resultado de la maniobra golpista de la derecha brasileña en el Congreso de esa nación, y en presencia de la prolongada y cruel guerra desatada contra la revolución bolivariana y el pueblo de Venezuela, parece necesario abrir un debate sobre las implicaciones que tiene la corrupción como agente corrosivo de los procesos políticos progresistas que, desafortunadamente, no han podido trascender a una etapa de liberación completa, lo que ha abierto un escenario terrible como opción real: la contrarrevolución.

Suministro ilícito de armas y municiones a territorio sirio bajo control del EIIL

Turquía es el principal proveedor de armas y equipo militar a los combatientes del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL), actividad para la que recluta organizaciones no gubernamentales. Esa actividad es supervisada por el Organismo Nacional de Inteligencia de Turquía. Los suministros se transportan principalmente en vehículos automotores, inclusive como parte de convoyes de asistencia humanitaria.

 

Reclutamiento de combatientes terroristas extranjeros, facilitación de sus desplazamientos transfronterizos hacia la República Árabe Siria y suministro de armas a los grupos terroristas que operan en ese país.
Según informes, representantes del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL), con ayuda de los servicios de inteligencia de Turquía, han establecido en Antalya una amplia red para reclutar a personas que han llegado a Turquía desde Estados de la antigua Unión Soviética, con el fin de facilitar su participación en el conflicto sirio y el posible traslado a la Federación de Rusia.

Sergio Ferrari

América Latina no pasó desapercibida en la última edición del Festival Internacional de Films de Friburgo (FIFF) que se realizó en esa ciudad universitaria entre el 11 y el 19 de marzo. Obtuvo cinco de los diez premios otorgados por los diferentes jurados. La película mexicana Semana Santa ganó el segundo en importancia de la competición internacional. La Mirada de Oro, la principal presea, fue para el film Mountain de la directora Yaelle Kayam, de Israel.

Emilio Marín *

Buenos Aires (PL) El 13 de abril fue concebido por el gobierno de Mauricio Macri y un segmento importante del Poder Judicial como un día de escarnio para Cristina Fernández.

La candidata derechista, Keiko Fujimori, ganó ayer la primera vuelta de las elecciones presidenciales peruanas, con un amplio margen sobre sus dos competidores más cercanos. Con estas proyecciones, la hija de Alberto Fujimori, quien fue presidente entre 1990 y 2000 y se encuentra preso por corrupción y violaciones graves a los derechos humanos, está más cerca de triunfar en la segunda vuelta, instancia en la cual hace cinco años fue derrotada por el mandatario saliente, Ollanta Humala.

Estados Unidos desde hace ya tiempo se ha convertido en el juez de la moral del planeta, y con su industria desmesurada del entretenimiento, de la informática y del mass media, y la hegemonía mundial que ejerce en sus colonias con sus comparsas los medios de comunicación domina y manipula la opinión pública mundial, y determina el predicado y los adjetivos éticos que deben de portar en sus identidades personajes, países y regiones.

Ricardo Salgado*

Muchísimos latinoamericanos desconocen por completo lo que significa Cuba en nuestras vidas; otra cantidad no menos importante venera la gesta revolucionaria de los jóvenes barbudos de la Sierra Maestra, pero no atina a entender la revolución cubana como un proceso histórico, complejo, humano, lleno de contradicciones y con un cúmulo de experiencias único en el planeta. Mientras que el bloqueo y el anticomunismo feroz nos aislaron de lo que sucedía en la isla, nuestras propias limitaciones nos hicieron perder de vista la importancia de aprender de la experiencia cubana.