Tras un confuso lapso durante el cual parecieron proliferar críticas al gobierno de Cuba por parte de intelectuales europeos y latinoamericanos, 165 de esas personalidades confirmaron que apoyan al presidente cubano, Fidel Castro, en su recrudecida resistencia ante Estados Unidos.

 

Un mensaje con respaldo de relevantes figuras como el escritor colombiano Gabriel García Márquez, el escritor uruguayo Eduardo Galeano y el arquitecto brasileño, Oscar niemeyer, fue publicada ayer en plena tribuna del Primero de Mayo en La Habana, por el sociólogo mexicano Pablo González Casanova.

 

"La invasión a Iraq ha tenido como consecuencia el quebranto del orden internacional. Una sola potencia agravia hoy las normas de entendimiento entre los pueblos. Esa potencia invocó una serie de causas no verificadas para justificar su intromisión, provocó la pérdida masiva de vidas humanas y toleró la devastación de uno de los patrimonios culturales de la humanidad", expresó la nota leída por González Casanova ante cientos de miles de cubanos en la Plaza de la Revoluciónen la capital de Cuba.

 

"Nosotros sólo poseemos nuestra autoridad moral y desde ella hacemos un llamado a la conciencia del mundo para evitar un nuevo atropello a los principios que nos rigen. Hoy existe una dura campaña en contra de una nación de América Latina. El acoso de que es objeto Cuba puede ser el pretexto para una invasión. Frente a esto, oponemos los principios universales de soberanía nacional, de respeto a la integridad territorial y el derecho a la autodeterminación, imprescindibles para la justa convivencia de las naciones", terminó la breve declaración.

 

Lo relevante de la nota no es quizá su contenido, sino que surge en un momento en el cual medios de prensa mundiales han realzado críticas contra las autoridades cubanas expuestas por intelectuales a partir del fusilamiento de tres secuestradores en Cuba, que amenazaron con matar rehenes en una lancha de pasajeros si no se les permitía llegar a las costas norteamericanas.

 

Uno de los que expuso sus críticas al respecto fue Galeano, quien ahora deja claro que puede tener diferencias de opiniones con La Habana pero que apoya a Cuba en su largo conflicto con Estados Unidos.

 

Otro de los firmantes del mensaje es García Márquez, cuya referencia a la pena de muerte recientemente fue, según él mismo denunció, manipulada por la prensa para hacerlo aparecer como crítico de la Isla.

 

En una referencia a esta situación, el presidente cubano, Fidel Castro, dijo en su discurso de ayer que "respetamos totalmente las opiniones de los que por razones religiosas, filosóficas o humanitarias se oponen a la pena capital, que los revolucionarios cubanos también aborrecemos por razones más profundas que las que han sido abordadas por las ciencias sociales sobre el delito".

 

Agregó que "la Revolución Cubana fue puesta en el dilema de proteger la vida de millones de compatriotas sancionando con la pena capital legalmente establecida a los tres principales secuestradores de una embarcación de pasajeros estimulados por el gobierno de Estados Unidos".

 

"No podemos vacilar jamás, cuando se trata de proteger la vida de los hijos de un pueblo decidido a luchar hasta el final, en arrestar mercenarios que sirven a los agresores y aplicar los castigos más severos a terroristas que secuestren naves o embarcaciones de pasajeros, o que cometan hechos de similar gravedad, que sean sancionados por los tribunales de acuerdo con leyes previas", precisó.

 

"Dejando a un lado a los grupos políticos oportunistas, demagogos y politiqueros de sobra conocidos, me refiero ahora fundamentalmente a los que fueron amistosos con Cuba y luchadores apreciados. No deseamos que los que la atacaron de forma a nuestro juicio injusta, por desinformación o falta de análisis meditado y profundo, tengan que pasar por un dolor infinito si un día nuestras ciudades están siendo destruidas y nuestros niños y sus madres, mujeres y hombres, jóvenes y ancianos destrozados por las bombas del nazi-fascismo, y conocen que sus declaraciones fueron cínicamente manipuladas por los agresores para justificar un ataque militar contra Cuba", manifestó Castro.

 

El mensaje leído por González Casanova está firmado también, entre muchos otros, por Mario Benedetti, Rigoberta Menchú, Adolfo Pérez Esquivel, Ariel Dorfman y los actores estadounidenses Harry Bellafonte y Danny Glover.

 

LA HABANA, 2 MAYO